Ud. está en
Home > Noticias > Acompañamiento de niños y adolescentes: recursos prácticos (I)

Acompañamiento de niños y adolescentes: recursos prácticos (I)

La salud mental de niños, niñas y adolescentes ocupó varias secciones de #PsicologíaParaTuVida, en las que identificamos los factores con influencia negativa en la misma. Para complementar la temática, queremos compartir algunos recursos útiles en el manejo y acompañamiento de niños y niñas de 6 a 12 años. Trataremos varias recomendaciones y luego ideas prácticas para realizar actividades con ellos y ellas, beneficiosas para la contención de los estados emocionales descritos.

En esta época del año, habitualmente correspondía al período de las tan deseadas vacaciones, por lo que es recomendable tener alternativas a la exposición a las pantallas, buscando momentos para hacer algo distinto, ofertando otro tipo de actividades o juegos compartidos. Por ello, debemos promover actividades y construir ambientes que sean buenos para las niñas y los niños, pero también para las personas adultas favorece el bienestar de todas y todos.

Se trata de reforzar la idea de que este no es un año perdido, si bien existieron pérdidas, también tenemos la oportunidad de vivir nuevos aprendizajes. Sin embargo, la propuesta de nuevas actividades, debe pasar de la exigencia a las ofertas consensuadas, hay que mostrar los nuevos atractivos y buscar el “gancho”.

Recomendación 1:

Para que las propuestas tengan sentido, es importante construirlas juntos.

Acerquémonos a los niños y a las niñas en “modo invitación” y no desde la obligación.
Construir momentos de encuentro implica que haya predisposición de todas las partes. Llevamos muchos meses de pandemia y aislamiento y es natural que no siempre tengamos ganas de compartir.

Tampoco es necesario proponer algo nuevo; a veces basta con que nos acerquemos y nos interesemos en sus actividades: involucrarnos y compartir también es un
recurso válido.

Recomendación 2:

Abrir el diálogo.

Muchos juegos, propuestas de escritura o dibujo y materiales audiovisuales pueden abrir en niñas y niños, la posibilidad de expresar sus emociones. Seamos cuidadosos
de no condicionar sus expresiones. Favorezcamos actividades que no tengan “respuestas correctas”, que los habiliten al despliegue genuino de sus estados de ánimo y que no los culpabilicen por no sentirse “como se supone que deberían”. Incluso podemos proponerles crear su propio inventario de emociones: no “educarlas”, distraerlas o taparlas, sino hacerles lugar, aceptar que a veces las sentimos mezcladas, cambiantes, revueltas, contradictorias, por momentos difíciles de definir.

Recomendación 3:

Proponer diferentes niveles de dificultad y complejidad

Es importante que las propuestas contemplen diferentes grados de dificultad, de acuerdo a las edades de los niños y las niñas, a sus recursos materiales y emocionales. Adaptar lo que propongamos a lo que tenemos “a mano” y a lo que se tiene ganas de hacer en ese momento es mejor que hacer propuestas rígidas y exigentes. En cuanto a las edades, mientras que las niñas y los niños de 6 o 7 años pueden necesitar que sean los adultos quienes hagan las propuestas, los y las más grandes necesitan ser protagonistas y aportar sus propias ideas.

Esperamos que estas recomendaciones puedas incorporarlas para favorecer la realización de actividades en las que al aprendizaje y el disfrute mutuo sea posible. En próximas secciones te sugeriremos algunas de ellas. Si te interesa conocer estas propuestas, síguenos en #PsicologíaParaTuVida.

Adaptado de:

Impacto emocional en pandemia: Guía de recursos para la contención emocional de chicas y chicos de 6 a 12 años. Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia. Ministerio de Desarrollo Social. Argentina.

MSc. Lisneth Rodríguez Hernández
Licenciada en Psicología. Máster en Ciencias Sociales y Axiología. Directora de Comunicación Institucional, de la Universidad de Holguín.

Leave a Reply

Top