Ud. está en
Home > Noticias > #CocinaConLisbeth: hoy con natilla de calabaza

#CocinaConLisbeth: hoy con natilla de calabaza

Natilla de calabaza

Hola, amigos de Cocina con Lisbeth. En nuestro encuentro de hoy les propongo una deliciosa Natilla de calabaza, pero antes de adentrarnos en la preparación les propongo conocer algunas de sus características.

Se tiene registro de su origen en la zona entre Guatemala y México. Se convirtió en un patrimonio tan esencial para los nativos, que algunas tribus norteamericanas enterraban a sus muertos con calabazas, como reserva de alimento y protección para la vida en el más allá.

Pese a la diversidad, todas comparten algunas características. Poseen una cavidad donde se alojan las semillas, la pulpa es suavemente dulce con una textura firme, de grano fino y la piel es tan dura y aislante que permite conservarlas durante meses en un lugar fresco y seco.

La calabaza presenta una gran riqueza vitamínica, especialmente de betacaroteno, vitaminas A, C y E. Otra de las propiedades de la calabaza es que proporciona licopeno, el mismo pigmento antioxidante del tomate, y varias vitaminas del grupo B, (B2 y B6 y ácido fólico).

Entre sus minerales destacan el potasio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el cinc. Aparte de poco calórica, es uno de los alimentos más medicinales. Crudas y secas, las semillas de calabaza constituyen un sano aperitivo.

Además, su riqueza en cinc, mantiene en buen estado el sistema inmunitario y previene los resfriados frecuentes, la fatiga crónica o la depresión.

En los niños, mejora el aprendizaje. La presencia de triptófano en las semillas ayuda a su vez a relajar el sistema nervioso y a favorecer el sueño.

Beneficios para tu cuerpo

• Aparato urinario: cistitis, prevención de cálculos renales, retención de líquidos, insuficiencia renal.

• Sistema cardiovascular: hipertensión arterial, prevención de la angina de pecho, mantenimiento de nivel adecuado de colesterol y anemia.

• Sistema inmunitario: infecciones crónicas, gripe, prevención de enfermedades degenerativas.

• Aparato digestivo: gastritis, úlcera gastroduodenal, estreñimiento, parásitos intestinales.

• Sistema nervioso: ansiedad, estrés, depresión, insomnio.

• Enfermedades metabólicas: obesidad y exceso de ácido úrico.

• Aparato respiratorio: faringitis, laringitis, bronquitis, asma.

• Salud ocular: fotofobia, ceguera nocturna, cataratas.

• Salud masculina: hipertrofia benigna de próstata, prevención del cáncer de próstata, infertilidad (oligoespermia).

• Prevención del cáncer: sobre todo de colon, vejiga, próstata, pulmón y útero.

La receta: Natilla de calabaza

Ingredientes: ½ calabaza, azúcar, ½ litro leche, 1 taza de agua, planta aromática, 2 o 3 cucharadas de maicena

Preparación: Hierve la calabaza. Cuando se ablande retira la cáscara de la masa y mézclala con un poquito de leche fluida. Diluye la maicena en una taza de agua. Coloca la calabaza y la leche en una olla y deja hervir unos minutos. Luego agrega la maicena diluida y revuelve hasta que cuaje. Puede aromatizar la preparación con canela o anís estrellado. Si no tienes suficiente leche puedes completar con agua.

¿Qué les ha parecido la propuesta? Recuerda dejar tus comentarios. Los espero.

Lisbeth García
No es tan difícil presentar un plato que agrade. A veces solo basta ponerle un poco de empeño... y el deseo de compartirlo en familia.
https://facebook.com/cocinaconlisbeth

Leave a Reply

Top