Ud. está en
Home > LICENCIATURA EN DERECHO

CoordinadoraAna María Infante Almaguer
email ainfante@fh.uho.edu.cu
telph +(53) 24480772

El Plan de Estudio se vertebra de diversas formas y con distinta duración según los tipos de cursos y el modelo pedagógico que se emplee.

En la modalidad presencial, destinada a estudiantes que pueden dedicar todo su tiempo a los estudios, el Plan de Estudio se desarrolla en cinco años académicos y se organiza partiendo del presupuesto de la asistencia de aquéllos a las diferentes actividades en que se organiza el proceso docente, no obstante, dichos planes, en su nueva versión, descansan en una notable disminución de las horas lectivas presénciales, las cuales además se van disminuyendo gradualmente, de año en año, para elevar el tiempo de trabajo independiente y de práctica integradora, amén del trabajo científico.

En los cursos basados en la semipresencialidad del estudiante, el Plan de Estudio se concibe con una duración de seis años y se estructura con flexibilidad y basado en su estudio independiente, pues aunque se prevén actividades presénciales para propiciar su aprendizaje (tutorías, talleres, encuentros y consultas por asignaturas), éstas, por la mismas características de esta modalidad de estudio, es más reducida.

En términos generales, pretendemos un jurista de formación integral y básica, que sea capaz de desempeñarse profesionalmente en todos los campos de la acción jurídica y lo alcance sin limitaciones normativistas, sino como un científico del Derecho, pero además, como un militante de un proceso político que constituye un ejemplo y una particularidad en el mundo de hoy. En ese sentido, formamos un jurista comprometido con la alternativa de justicia social que defiende nuestro país frente al neoliberalismo brutal; un jurista comprometido con la defensa de nuestra soberanía, identidad nacional y nuestros paradigmas políticos y sociales y, por ello, comprometido con la defensa de la revolución y de sus conquistas.

Jefes de Disciplinas:

  • Irina Rodríguez Labrada
  • Yohandra Hernández García
  • Guillermo Benítez Valdés
  • Luis Manuel Provance Labrada

Profesores de años académicos:

  • Primero: Aleida Riverón Mena
  • Segundo: Estela Álvarez Álvarez
  • Tercero: Larisbel Lugo Arteaga
  • Cuarto: Lisbeth Infante Ruiz
  • Quinto: Héctor Pérez Torres

Problemas profesionales:

  • Ante cualquier caso que se presente hay que: a) determinar correctamente si se trata de una situación jurídica; y en caso de serlo b) identificar la rama o ramas del Derecho en la que se enmarca esa situación y en la que se encuentra la vía de solución pertinente.
  • La protección de las personas y sus derechos.
  • La tramitación de procesos constitucionales, administrativos, civiles, laborales, económicos, y penales, así como de expedientes de peligrosidad en los niveles correspondientes.
  • La investigación y asesoramiento en la prevención de las ilegalidades.
  • La asesoría, en las entidades de que se trate, sobre lo concerniente al cumplimiento y aplicación de la legislación correspondiente en el desarrollo de la actividad de las mismas.
  • La representación de la entidad correspondiente en las negociaciones y en los procesos de solución de conflictos y cuando procediere.
  • La elaboración de las disposiciones correspondientes en la entidad en la que desempeñe la profesión.
  • La redacción de los instrumentos jurídicos que resulten necesarios y pertinentes en cada situación.
  • La verificación, en el marco de su competencia, del cumplimiento y aplicación de la legislación vigente.

Objeto de la profesión:
En términos muy generales y abstractos, pero por ello mismo absolutamente válidos para una inicial caracterización del objeto del trabajo de la profesión, podríamos decir que la misma está encaminada a trabajar sobre “el sistema jurídico y político del país, en la dirección de integrarlo, aplicarlo, desarrollarlo y perfeccionarlo para alcanzar la justicia social y la libertad de cada uno en el armónico ejercicio de la libertad de todos”.

Modo de actuación profesional:
La compleja urdimbre de relaciones que constituyen el antes definido sistema de Derecho y la amplísima red de lugares en que puede desempeñarse el jurista no pueden hacernos perder de vista los elementos comunes, las acciones y habilidades generales y esenciales que deben tener los egresados para poder afirmar que disponen de una formación básica e integral.
Haciendo pues una valedera generalización de las multifacéticas actividades del jurista podemos distinguir con claridad tres grandes modos de actuación del egresado:

  • La asesoría.
  • La representación.
  • El control y preservación de la lega­lidad.
  • La impartición de justicia.

Campos de acción:
En esencia, el objeto de trabajo del jurista está presente en las áreas fundamentales en que se expresan las relaciones jurídicas, como son: las constitucionales; las civiles; las familiares; las administrativas; las empresariales; las laborales y de seguridad social; las internacionales en los ámbitos público y privado; las penales; y las procesales.

Esferas de actuación:
El Jurista labora como tal en diversas esferas del sistema de Derecho. En general puede laborar en:

  • Organismos, instituciones, empresas y otras entidades;
  • Bufetes colectivos;
  • Fiscalías; y,
  • Tribunales.

También podrán trabajar como docentes en actividades académicas de la educación superior.

Objetivos generales de la carrera:

  • Asesorar y dictaminar sobre asuntos jurídicos determinando su trascendencia y pertenencia a los diferentes campos de acción del Derecho, incluyendo la posible aplicación del Derecho Extranjero a relaciones jurídicas conectadas con más de una legislación, y aplicando los postulados martianos y marxistas para interpretar de forma creadora los preceptos legales, de modo que se ofrezcan soluciones atemperadas a las condiciones del momento, y los principios de igualdad, justicia social, patriotismo y antiimperialismo sobre los que se erige nuestro proyecto socialista.
  • Representar a personas naturales y jurídicas en actos fundacionales, conciliaciones, arbitrajes, convenciones, negociaciones y actos jurídicos en general, precisando en consonancia con sus respectivos momentos de desarrollo sus exigencias de forma, tiempo, lugar y autoridad o funcionario correspondiente, así como los fundamentos jurídico – materiales de su actuación y con dominio del vocabulario técnico pertinente; denotando en su proceder ser portador de la ideología y los valores en los en que se sustenta nuestra Revolución Socialista.
  • Controlar la legalidad y decidir conflictos jurídicos partiendo de los fundamentos técnicos y éticos de la asesoría y la representación legal, pero conscientes del alto sentido de responsabilidad que entrañan esta funciones, donde la necesidad de lograr una adecuada armonía entre el respeto a los derechos y garantías de los ciudadanos y la protección de los intereses sociales exigen una mayor proyección humanista, ética, social y política.
  • Ejercer la profesión en cualquiera de sus esferas de actuación con una irreprochable redacción y ortografía y una correcta expresión oral, asegurados en la investigación jurídica, en las técnicas de la información y la comunicación, y en el dominio de una lengua extranjera, de modo que le permitan acceder y consultar la información científico – técnica actualizada y propicien su continua superación en aras al perfeccionamiento de su gestión y de su desempeño profesional.
  • Ejercer la docencia utilizando los rudimentos esenciales de la pedagogía, de modo que, basándose en la máxima martiana del deber de educar cuando se ha sido educado, y ante el llamado de la Revolución, contribuyan a satisfacer necesidades que eventualmente se manifiesten en este orden.

Plan del proceso docente:
Plan modificado Derecho

 

Arriba