Ud. está en
Home > Entrevistas > Fidel, leal a su tiempo y a su pueblo (+Fotos)

Fidel, leal a su tiempo y a su pueblo (+Fotos)

La vida, muchas veces, nos lleva por caminos insospechados. La vocación por el estudio y la superación constante, te descubre pasajes de una historia que permanece en espera de nuevos acercamientos, esos que te hacen sentir más cerca de los hechos que un día, se hicieron eternos.

Así le sucede al profesor y máster, Víctor Aguilera Nonell, un joven que poco a poco, ha ido sembrando en los universitarios, el amor por la Historia de Cuba y especialmente, el relacionado con el liderazgo de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, a quien, en estos días, le rendimos tributo por el primer aniversario de su desaparición física.

Acto de constitución de la Cátedra Celia Sánchez Manduley efectuado en la sede de igual nombre de la Universidad de Holguín el 10 de mayo de 2016.  UHO FOTO/Luis Ernesto Ruiz Martínez..
Acto de constitución de la Cátedra Celia Sánchez Manduley efectuado en la sede de igual nombre de la Universidad de Holguín el 10 de mayo de 2016. UHO FOTO/Luis Ernesto Ruiz Martínez.

Una de las aristas que mayor interés genera la figura de Fidel es la obra fotográfica que varios profesionales y amateurs dejaron, desde la impronta personal y el impacto que el líder despertara en ellos, y para Víctor, no ha existido tarea más apasionante que recoger esas instantáneas, de forma cronológica, para disfrute de todos.

Sobre esta afición por la investigación histórica y la colección de fotos sobre Fidel, conversamos con Víctor Aguilera, quien hizo declaraciones muy especiales a la Dirección de Comunicación Institucional (DIRCOM), de la Universidad de Holguín.

 ¿Cómo llega Víctor a la carrera de Historia?

Desde muy pequeño siempre me ha apasionado la Historia de nuestro país. Las enseñanzas familiares y las de mis maestros y profesores desde primaria fueron las vías fundamentales en mi gusto por la Historia, desde la local hasta la Universal, pero siempre destacando lo autóctono. En mi casa siempre se ha respirado Historia con un fuerte arraigo patriótico. Al llegar al grado 12 en el IPUEC José Coello Ortiz del municipio Urbano Noris y llenar la boleta para las plazas universitarias, tuve como casi todos los jóvenes una disyuntiva sobre qué solicitar primero y cómo llenar las diez opciones. En primera opción solicité Periodismo, en segunda Derecho y en tercera Historia. Si hubiera tenido una buena formación vocacional me habría decidido en primera instancia por la Licenciatura en Historia, pero por suerte fue la que me otorgaron, sin menospreciar a las demás.

¿Cuál fue la asignatura o contenido que más te atrajo de tu carrera?

En la Universidad de Oriente tuve muy buenos profesores, los que recuerdo en su gran mayoría con respeto y admiración. Fueron educadores que nos prepararon teóricamente y nos hicieron amar desde el inicio la profesión, pero como cada persona tiene sus gustos específicos, yo siempre he sido amante de la historia más reciente. La Historia de Cuba V que comprende el estudio desde 1959 hasta la actualidad fue la que más me atrajo, a la que más tiempo dediqué en el estudio y la que escogí para investigar. Por suerte esta es una de las asignaturas que hoy imparto en la Universidad. Esta etapa que es la menos investigada por los historiadores nacionales, es apasionante y aún nos queda mucho por profundizar. En lo particular me apasionan los temas militares y es por ello que estudio desde la etapa de estudiante universitario la participación cubana en la guerra de Angola entre 1975 y 1991. Además, como figura desde niño he tenido gran empatía por el Comandante en Jefe Fidel Castro, el hombre que hizo posible la primera revolución social en el Hemisferio Occidental.

El MSc. Víctor Aguilera Nonell, presidente de la Cátedra Honorífica Celia Sánchez Manduley junto a profesores universitarios. Desarrollado en la sede José de la Luz y Caballero, el 08 de mayo de 2017-UHO/Foto: Yudith Rojas Tamayo
El MSc. Víctor Aguilera Nonell, presidente de la Cátedra Honorífica Celia Sánchez Manduley junto a profesores universitarios. Desarrollado en la sede Celia Sánchez Manduley, el 08 de mayo de 2017-UHO/Foto: Yudith Rojas Tamayo

¿De qué manera son tratadas las figuras históricas desde el contexto donde surgieron, especialmente, las cubanas?

 Las figuras históricas no son tratadas en toda su dimensión por la historiografía. Los estudios biográficos, historias de vida o los relatos de vida no son relegados a un segundo plano por la mayoría de los investigadores, quienes se dedican mayormente a estudiar procesos o sucesos determinados. Son insuficientes las personalidades estudiadas y se han priorizado mayormente las figuras cimeras en los procesos, además los análisis se hacen sobre períodos determinados de sus vidas en los que por regularidad se analizan sus proezas. En Cuba entre los historiadores permanecen estos estigmas, en cada uno de los periodos de nuestra historia hay muchas personas que tuvieron importantes participaciones en hechos determinados que están totalmente invisibilizadas por la historiografía. Otras por su parte son analizadas ampliamente en periodos muy cortos de sus vidas. Un ejemplo de esto es el Comandante en Jefe Fidel Castro a quien se le han dedicado obras importantes vinculadas casi en su totalidad a la participación y dirección de la lucha revolucionaria hasta enero de 1959, sin embargo, su accionar como Jefe del Ejército Rebelde en 1959 y las funciones como Primer Ministro y posteriormente como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros casi no se abordan por diversas razones.

En este camino de superación constante, ¿cómo llega Fidel Castro a la vida de Víctor?

La personalidad de Fidel Castro siempre ha estado ligada a la de mi familia, todos hemos sentido una devoción muy grande por el líder de la Revolución. Su liderazgo político y humano ha inspirado en mí desde muy pequeño respeto y admiración. Además, crecí escuchando la historia sobre la donación a Fidel por mi bisabuelo, de unos enormes árboles de cedro que estaban plantados en el patio de mi casa para que fueran utilizados en la elaboración de las cajas de tabaco para la exportación del importante rublo. Desde niño tuve la posibilidad de leer mucho sobre su vida y trayectoria revolucionaria lo cual me ha permitido acercarme a su legado histórico. Nunca se me olvidará el impacto que tuvo en mí la lectura del libro Fidel y la Religión, entrevista ofrecida al teólogo brasileño Frei Beto, cuando lo leí por primera vez estaba en octavo grado.

¿Cuándo comienza tu afición por coleccionar sus fotos? ¿Fue casual o algún hecho en particular te inspiró?

Cuando cursaba el 5to grado en San Germán, específicamente el lunes 6 de mayo de 1996, el Comandante en Jefe visitó el central Urbano Noris. Esta fue la primera vez que lo pude ver personalmente y tuvo un impacto muy grande para mí. Desde muy pequeño veía por la televisión todos sus discursos, sus recorridos por el país, las visitas al exterior y siempre tuve el deseo de conocerlo personalmente, pero nunca pensé que fuera a San Germán. Al día siguiente de la visita, en la conversación inicial en el aula, la profesora de Historia Elia Pupo Maceo nos explicó la importancia de esa visita al territorio. Desde entonces comencé a guardar las fotos que a diario salían en la prensa nacional. Nunca me he trazado una meta en cuanto a la cantidad de fotos a tener. Las primeras que coleccioné fueron las referentes a la propia visita. El modo de coleccionarlas fue muy simple, recortaba de los periódicos las imágenes y las guardaba en las guías telefónicas, siempre poniéndole la fecha y la actividad a la que pertenecían. Esto me fue llevando a organizar 13 álbumes. Desde entonces he trabajado en la búsqueda constante de sus imágenes y en la información que apoya a las mismas. En la actualidad todas estas fotos están digitalizadas y son cerca de las treinta mil, desde la primera tomada en 1928 hasta sus honras fúnebres en 2016.

El MSc. Víctor Aguilera Nonell, junto a profesores universitarios participa en la creación de la Cátedra Honorífica sobre el estudio de la vida y obra de Fidel Castro. Desarrollado en el Museo Provincial La Periquera, el 17 de abril de 2017-UHO/Foto: Yudith Rojas Tamayo
El MSc. Víctor Aguilera Nonell, junto a profesores universitarios participa en la creación de la Cátedra Honorífica sobre el estudio de la vida y obra de Fidel Castro. Desarrollado en el Museo Provincial La Periquera, el 17 de abril de 2017-UHO/Foto: Yudith Rojas Tamayo

¿Qué siente Víctor cada vez que prepara la sección de fotos sobre Fidel?

Mi colección comenzó como un simple hobby hace algo más de veintiún años y nunca tuve la intención de hacerla pública, era algo muy personal que solo lo conocía mi familia y mis amigos más cercanos. Ya en la Universidad lo fueron conociendo más personas y aportándome nuevas fotos, lo cual hizo que por primera vez a solicitud de personas muy queridas presentara una pequeña muestra que quedó circunscripta únicamente a mis compañeros de aula tras la enfermedad de Fidel en el 2006. La importancia de conocer a un Fidel extraordinario, a un Fidel líder me llevaron a exponer en planos más abiertos parte de la colección de fotos, siempre dejando muy claro el origen de las imágenes y quienes fueron los fotógrafos que las tomaron, yo solo las colecciono, no tuve la posibilidad de hacerle ninguna. La creación de la Cátedra Honorífica Celia Sánchez Manduley en nuestro departamento de Historia de la Universidad de Holguín, especializada en temas de la Revolución cubana me permitió crear una sección en Intranet nombrada Imágenes en Revolución, en la cual se exponen a través de fotografías momentos trascendentales de los últimos 60 años en nuestro país, y por supuesto la figura de Fidel está ligada a la mayoría de estos momentos.

Siempre en estas muestras he tratado de reflejar al Fidel humano, a ese que está más allá del uniforme verde olivo y los grandes actos públicos, ese que tuvo la virtud de estar siempre en el lugar y el momento necesario. Ese es el Fidel que recuerdo con admiración. Seleccionar cada foto para mí es un reto, no tengo predilección por ninguna, me gustan todas, pues cada una muestra una arista diferente, eso hace más complicada la obra de seleccionar cual se pone y cual no. La última muestra la dediqué a su fructífera vida a través de treinta imágenes que recorren toda su vida, algunas de ellas poco divulgadas. Hacer esta sección siempre es un reto y lleva varias horas de estudio y concreción.

¿Cuáles son los aspectos de la vida del Comandante que te generan mayor admiración?

La honestidad en su pensar y actuar, la irrestricta fe en la victoria y el compromiso contraído y cumplido con su pueblo.

El MSc. Víctor Aguilera Nonell, presidente de la Cátedra Honorífica Celia Sánchez Manduley junto a profesores universitarios. Desarrollado en la sede José de la Luz y Caballero, el 08 de mayo de 2017-UHO/Foto: Yudith Rojas Tamayo
El MSc. Víctor Aguilera Nonell, presidente de la Cátedra Honorífica Celia Sánchez Manduley junto a profesores universitarios. Desarrollado en la sede Celia Sánchez Manduley, el 08 de mayo de 2017-UHO/Foto: Yudith Rojas Tamayo

¿Qué significado tiene Fidel para ti, como joven profesor que eres?

El significado es muy grande, es guía constante fundamentalmente en los momentos más difíciles, cuando hay que echar para adelante a toda costa y las dificultades se interponen. Fidel es un paradigma en cuanto a dignidad humana, sentido de la responsabilidad, perseverancia, constancia, honestidad, lealtad, patriotismo, humanismo y en otros muchos valores que puso en práctica a lo largo de su fructífera vida. Su significado no lo tengo en pasado, no lo recuerdo como un líder del ayer, como una personalidad de la historia, lo tengo como un compañero del presente, como un compañero de trinchera al que hay que acercarse constantemente para poder mantener la unidad nacional y la Revolución.

A tu consideración, ¿de qué manera debe ser visto y recordado el Comandante por la juventud cubana en este, su primer aniversario de la desaparición física?

Como un hombre leal a su tiempo y a su pueblo. Como un luchador constante por los más pobres y oprimidos, como un líder natural que siempre estuvo al frente en cada tarea, que no se dedicó a empujar las masas sino a halarlas para construir el futuro. Quisiera que se recuerde en presente pues la obra que hoy tenemos que seguir perfeccionando es su obra. Porque Fidel es la concreción en Cuba del sueño martiano.

MSc. Yudith Rojas Tamayo
Lic. en Periodismo. Máster en Historia y Cultura en Cuba. Profesora e investigadora de la Universidad de Holguín y Periodista de la emisora Radio Angulo. Especialista de la Dirección de Comunicación Institucional.

Leave a Reply

Arriba