Querido Fidel: ¡Hasta la victoria siempre!


Comparte
Acto realizado en la Sede Celia Sánchez como tributo al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el 28 de noviembre de 2016. UHO FOTO/Luis Ernesto Ruiz Martínez.

Acto realizado en la Sede Celia Sánchez como tributo al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el 28 de noviembre de 2016. UHO FOTO/Luis Ernesto Ruiz Martínez.

Por Víctor Aguilera.
Compañeros estudiantes, profesores y trabajadores de este alto centro de estudios:

Cuando el viernes 25 de noviembre conmemorábamos el 60 aniversario de la partida del yate Granma desde el puerto de Tuxpan en México rumbo a nuestro país con 82 jóvenes prestos a liberar esta Isla, el General de Ejércitos, Raúl Castro Ruz, nos dio la noticia que nunca queríamos oír, para la cual no estábamos preparados, la que nos negábamos a creer posible aunque las circunstancias nos la advirtieran. El Comandante en Jefe, el líder indiscutible de la Revolución Cubana había fallecido o, mejor dicho, entrado a la inmortalidad, la cual solo se reserva para unos pocos seres humanos extraordinarios.

La noticia impactó en nuestros oídos, coló en nuestros corazones, estremeció el alma y las lágrimas brotaron de los ojos. El dolor es inmenso, la pérdida física irreparable: hemos perdido al revolucionario cabal, al combatiente de la primera línea, al guía indiscutible, al padre comprensivo y al discípulo más fiel de José Martí. El mundo, junto con nosotros, perdió al promotor principal de la igualdad, el respeto a la soberanía y al defensor de los pobres y desvalidos de la tierra.

Al recordar a Fidel, como historiador, vienen a mi mente momentos trascendentales de la historia de nuestra patria: la proclama ¨¡Revolución no zarpazo!¨ tras el golpe del 10 de marzo de 1952, la marcha de las antorchas el 28 de enero de 1953 para no dejar morir al Maestro en el año de su centenario, los disparos en la madrugada de la Santa Ana en la posta 3 del Moncada, el Uvero, Maffo, Guisa, las palabras al pueblo desde el balcón del Ayuntamiento de Santiago el Primero de Enero de 1959, la entrada a La Habana, la presencia en las arenas de Girón sobre un tanque, en la dirección durante la Crisis de octubre, el corte de caña en la Zafra de los 10 millones, la lucha por la liberación de once pescadores secuestrados, la dirección de la guerra de Angola, el desafío a los huracanes y a las mayores adversidades tras la caída del campo socialista, encabezando la batalla de ideas en la lucha por la liberación del niño Elián González y los cinco héroes prisioneros del imperio y en otros tantos momentos haciendo de la unidad el factor decisivo para la victoria.

Víctor Aguilera, profesor de Historia de la Universidad de Holguín.

Víctor Aguilera, profesor de Historia de la Universidad de Holguín.

Hablar hoy aquí, desde este lugar donde en la tardenoche del 23 de octubre de 2001 Fidel dejó inaugurada esta escuela y un gran proyecto social, se convierte en compromiso eterno. Cada día al cruzar esta plaza, a mi mente ingresará el Comandante con sus nobles ideas, me inspirará en las clases, la investigación y en la comprensión de la historia, de la cual él es parte inseparable. Para todos este será un lugar de culto, respeto y memoria.

Querido Comandante, dentro de pocos días te tendremos para siempre en Santiago, en tu Oriente indómito, escoltando a Martí y nuevamente a la cabeza de tus compañeros del 26 de Julio. A tus pies la Sierra Maestra y todo un pueblo que sabrá sobreponerse al dolor y continuar victorioso la obra de la Revolución, que será eterna: ¡Te lo juramos!

Desde la Periquera, ese histórico edificio que escogiste para hablarle por primera vez al pueblo holguinero aquel 26 de febrero de 1959, te rendiremos tributo y dejaremos firmemente rubricado el compromiso de cumplir con el concepto de Revolución y defender las conquistas logradas hasta la última gota de sangre.

Padre, queda mucho por decir, pero este es un momento para hacer y no para emborronar cuartillas. El dolor en el pecho de estos jóvenes universitarios aquí reunidos se revertirá en acciones en pos de un futuro próspero, sustentable y sostenible como usted quiso y nos enseñó.

Querido Fidel: ¡Hasta la victoria siempre! ¡Gloria eterna!

Palabras en el acto de recordación y tributo a Fidel Castro en la sede Celia Sánchez.